En un mundo plagado de información, publicidad, correos electrónicos y whatsapp, donde las personas abandonan un sitio web en menos de 3 segundos, donde los banner publicitarios pasan casi desapercibidos, es fundamental que las empresas se vuelvan ágiles para poder captar la atención del público objetivo.

Para lograr ese objetivo, los departamentos de Marketing deben adoptar y adaptar metodologías creadas en su momento para el desarrollo de software. Una de ellas en Scrum.

Scrum es un modelo de desarrollo ágil que adopta una estrategia de progreso incremental en lugar de una planificación y ejecución completa de un producto. Se basa en la calidad del resultado en vez de la calidad de los procesos.

El resultado de adoptar una metodología como Scrum en un departamento de Marketing nos permite tomar mejores decisiones con mayor rapidez a través de iteraciones (sprints) y ofrecer un valor continuo a la empresa y clientes.

Algunas de las ventajas del Agile Marketing

  • Colocar al cliente en el centro para entender de forma casi inmediata cómo se comportan, lo que necesitan y lo que quieren.
  • Velocidad y capacidad para transformar o corregir las campañas de marketing en lugar de esperar semanas o meses para ver resultados.
  • Cambio de mentalidad del equipo para entregar valor a los clientes en incrementos pequeños y regulares.
  • Adaptación rápida de respuesta a los cambios de mercados o incluso a los cambios tecnológicos.

Actualmente las empresas deben contar con equipos ágiles para no perder oportunidades de ventas. Un departamento de Marketing enfocado en el cliente y trabajando con metodologías como Scrum, garantiza mantenerse en el mercado adaptando y aprovechando las oportunidades que ofrece un mundo de constante cambio.

Lo que el Agile Marketing permite

  • Optimizaciones en tiempo real del workflow y los embudos de conversión según el comportamiento de los clientes.
  • Probar y medir las landing page para aumentar la captación de leads.
  • Aprovechar las tendencias y cambios de mercado para mejorar el SEO.
  • Optimización constante en la experiencia de usuario.
  • Descubrir nuevos canales de comunicación o ventas.
  • Mejorar el cross selling.
  • Aumentar el ciclo de vida del cliente.

Muchos departamentos de marketing continúan con metodologías obsoletas, las cuales creaban estrategias de marketing que solían llevar meses o en algunos casos años desde su comienzo hasta el final. El Agile Marketing cambia esa mentalidad para crear, probar, medir e iterar, lo que ofrece flexibilidad con la estrategia y permite velocidad de adaptación.

Un equipo de Marketing ágil logra simplificar los procesos, el tiempo y el esfuerzo. Dividiendo la estrategia en proyectos reducidos permite probar iteraciones más pequeñas en vez de un “gran proyecto”. El beneficio de esto es una mayor experimentación con menos riesgo y una evaluación constante de los resultados para mejorar las campañas e incluso la misma estrategia.

Actualmente solo el 10% de los equipos de marketing de las empresas utilizan metodologías agiles. El Agile Marketing es una ventaja competitiva. ¿Qué tan ágil es tu departamento de marketing?

En TAG Marketing lo tenemos claro: “Sin capacidad de adaptación no hay resultados”.