El Social Selling, en la actualizada,  es un pilar fundamental en cualquier estrategia de ventas y marketing. La base de toda estrategia de Social Selling es construir nuevas relaciones, proporcionar valor y captar potenciales clientes. Pero antes de todo esto, debemos tener claro que red social utilizar.

Donde están tus clientes

El éxito de toda estrategia de Social Selling es utilizar la red social donde están tus potenciales clientes. No basta con utilizar la red social de moda.

Es por eso que una estrategia B2C de venta de un producto masivo, lo más probable es que Instagram sea la red social adecuada, en cambio si hablamos de una estrategia B2B de venta de servicios para empresas, lo normal es que Linkedin sea el canal elegido.

Teniendo claro esto, ¿cómo empezamos?

Comienza por identificar las redes sociales que coinciden con tu nicho:

Puedes utilizar el último estudio del uso de redes sociales realizado por IAB Spain para identificar dónde se encuentra tu público objetivo según sexo y edad.

Uso de redes sociales

Uso de redes sociales

Por ejemplo, si nuestro producto está enfocado a adolescentes, Instagram, Facebook y Youtube podrían ser los canales adecuados.

 

Seguir a los usuarios correctos

Una vez que hemos definido cuál es la red adecuada, debemos comenzar a darnos a conocer. Una de las técnicas es seguir perfiles relevantes para nuestra estrategia de Social Selling. No tiene sentido seguir perfiles sin antes segmentar la audiencia.

La mayoría de las Redes Sociales poseen un potente buscador, ya sea de hashtag, de perfiles, temas, posición geográfica,  etc. Esta será tu herramienta principal a la hora segmentar.

También existen herramientas que hacen este trabajo más fácil, como por ejemplo Followerwonk para Twitter, Iconsquare para Instagram o el Sales Navigator de Linkedin.

Escucha y participa

Según un estudio, el 74% de los compradores toman la decisión de compra cunado una marca aporta valor añadido justo durante el proceso de compra. Aquí está la importancia de escuchar y participar en las redes sociales.

Para aportar valor en el momento justo debes implementar una estrategia de escucha y comenzar a participar en conversaciones que hables o de tu marca, producto o servicio.

Twitter, por ejemplo, dentro de su buscador permite ver quién habla de tu marca.

Contenido Relevante

Para proporcionar valor, crea contenido relevante.

Casi el 60% de los compradores B2B buscan información sobre productos y servicios en las redes sociales, por lo tanto, esta es la oportunidad de crea y compartir contenido de valor basado en lo que las personas ya están buscando.

Tu contenido de valor tiene que estar definido y alineado a tu estrategia de Social Selling. Volviendo al ejemplo de la venta de servicios para empresas, compartir un video en Linkedin enumerando de forma visual las ventajas de nuestro servicio, seguramente captará la atención de nuestros posibles clientes.

Un ejemplo de contenido de relevante:

 

Conclusión

Una estrategia de Social Selling debe de estar alineada con tu estrategia comercial. No puede ser tu única actividad de venta.

Si bien es una actividad que te llevará tiempo, los resultados serán sorprendentes. Según el estudio realizado por “Sales for Life”, de cada 1€ invertido en Social Selling, el retorno es de 5€. Esto significa un ROI del 500%.

Tanto los clientes como tus competidores utilizan las redes sociales para los negocios. Aprovéchalo para observar cómo lo hacen para sacar ideas.

¿Necesitas ayuda para poner en marcha tu estrategia de Social Selling? ¡Consúltanos sin compromiso!